SE VALIENTE E IDENTIFICA, RECONOCE Y APRENDE DE TUS MIEDOS



El miedo es una emoción incomoda, cuyos efectos desagradables activan nuestro sistema de alerta, y despiertan nuestros mecanismos de protección, huida o acción.

Definitivamente, el miedo es una de las emociones básicas de adaptación y supervivencia. Se nutre de la experiencia y nos permite prever y valorar riesgos.

Hasta aquí todo suena muy bien, pero no es tan sencillo. Factores que tienen que ver con los rasgos de nuestra personalidad, con la forma en la que gestionamos nuestras emociones, con el modo en el que pensamos e interpretamos los acontecimientos, y también, con nuestra historia y el aprendizaje social y cultural, hacen que el miedo, deje de ser un “recurso adaptativo” para convertirse en un obstáculo en nuestra vida.

El miedo a fracasar o a equivocarnos, a la soledad, a la enfermedad… pueden ser miedos, que no respondan a un riesgo real. Es entonces cuando afectan a nuestros impulsos, a nuestras decisiones… y al contrario de ser útiles, bloquean y limitan el logro de nuestras metas.


¿Te has parado a pensar qué miedo está más presente en tu vida? ¿Con cuál te sientes más identificado? Este artículo y el test que he elaborado, va dirigido a ayudarte a distinguir cuál de los miedos es el que interfiere más decisivamente en tu vida. Hacerlo, te permitirá poner en marcha estrategias de cambio y de afrontamiento de un modo más específico y eficaz. ¿Te atreves?


El siguiente test es solamente orientativo, no es un cuestionario clínico, pero espero te sea útil, para permitirte reflexionar sobre los denominadores comunes del mecanismo del miedo y sus manifestaciones en diferentes situaciones.

Antes de empezar. ¿Cuál crees que es tu miedo más profundo?


A. Miedo a la soledad

B. Miedo al futuro

C. Miedo al fracaso

D. Miedo a perder el control

E. Miedo al “qué dirán”


Vamos a comprobarlo…


test para conocer tu miedo
.pdf
Download PDF • 153KB

Conclusiones: Aspectos psicológicos de los cinco miedos más frecuentes

No importa el resultado que hayas obtenido. La información que obtengas tras realizar este test puede serte útil para reflexionar sobre tus miedos y tus distintos tipos de afrontamiento, y permitirte buscar soluciones que puedan ser más efectivas.

A. Miedo a la soledad o al abandono

Comprender el miedo a la soledad:

  • Rasgos de personalidad relacionados: dependencia, ansiedad social, autoexigencia y perfeccionismo…

  • Pensamientos irracionales relacionados o sesgos cognitivos:

  • Pensamientos de tipo catastrofista (magnificación de lo negativo).

  • Pensamientos excesivamente autoexigentes (tengo que…).

  • Creencias anticipatorias del futuro (y si…).

  • Visión de túnel o sesgo atencional (ver solo una parte).

  • Pensamientos polarizados (blanco o negro).

  • Emociones asociadas: tristeza, desamparo, angustia…

  • Afrontamiento habitual: evitativo y/o rumiación (evitar situaciones de soledad, aspirar al control, queja, buscar la seguridad…)

B. Miedo al futuro, a la muerte, a la enfermedad o a envejecer

Comprender el miedo al futuro:

  • Rasgos de personalidad relacionados: perfeccionismo y poca flexibilidad.

  • Pensamientos irracionales relacionados o sesgos cognitivos:

  • Pensamientos de tipo catastrofista (magnificación de lo negativo).

  • Pensamientos excesivamente autoexigentes (tengo que…)

  • Creencias anticipatorias del futuro (y si…).

  • Visión de túnel o sesgo atencional (ver solo una parte).

  • Pensamientos polarizados (blanco o negro).

  • Emociones asociadas: frustración, estrés, angustia, indefensión…

  • Afrontamiento habitual: evitativo y/o rumiación.


C. Miedo al fracaso, a equivocarse o a tomar decisiones

Comprender el miedo al fracaso:

  • Rasgos de personalidad relacionados: perfeccionistas y poca flexibilidad, elevada autoexigencia…

  • Pensamientos irracionales relacionados o sesgos cognitivos:

  • Pensamientos de tipo catastrofista (magnificación de lo negativo).

  • Pensamientos excesivamente autoexigentes (tengo que…).

  • Creencias anticipatorias del futuro (y si…).

  • Visión de túnel o sesgo atencional (ver solo una parte).

  • Pensamientos polarizados (blanco o negro).

  • Emociones asociadas: frustración, culpa, presión, angustia, rabia, indefensión…

  • Afrontamiento habitual: evitativo y/o rumiación (procrastinar, escape o evitación, no asumir costes, comprobar o repasar, delegar…).

D. Miedo a perder el control o a hacer daño a los demás

Comprender el miedo a perder el control:

  • Rasgos de personalidad relacionados: tendencia obsesiva o perfeccionista con poca flexibilidad.

  • Pensamientos irracionales relacionados o sesgos cognitivos:

  • Pensamientos de tipo catastrofista (magnificación de lo negativo).

  • Pensamientos excesivamente autoexigentes (tengo que…).

  • Creencias anticipatorias del futuro (y si…).

  • Pensamientos polarizados (blanco o negro).

  • Emociones asociadas: angustia, descontrol, indefensión…

  • Afrontamiento habitual: evitativo y/o rumiación.

E. Miedo al “qué dirán”, al rechazo o a hacer el ridículo

Comprender el miedo al «qué dirán»:

  • Rasgos de personalidad relacionados: ansiedad social, baja autoestima, tendencias a auto-culpabilizarse, necesidad de aprobación…

  • Pensamientos irracionales relacionados o sesgos cognitivos:

  • Pensamientos de tipo catastrofista (magnificación de lo negativo).

  • Creencias anticipatorias del futuro (y si…).

  • Visión de túnel o sesgo atencional (ver solo una parte).

  • Pensamientos polarizados (blanco o negro).

  • Emociones asociadas: vergüenza, angustia, presión…

  • Afrontamiento habitual: evitativo y/o rumiación (baja asertividad, no decir “no”, no destacar o pasar desapercibido, ceder, evitar situaciones sociales, comprobaciones o preguntar en exceso).

Ya que aprendiste los principales aspectos psicológicos de los cinco miedos mas frecuente. ¿Quieres aprender a afrontarlos? , te comparto ocho técnicas para afrontar tu miedo

  1. Identifica tu miedo: ¿Cuándo aparece? ¿qué intensidad tiene? ¿fluctúa de unas situaciones a otras? ¿es muy frecuente?

  2. Somete tu miedo a prueba: ¿los datos de la realidad justifican ese miedo?

  3. Reflexiona sobre las consecuencias de lo que temes: ¿qué es lo más grave que podría suceder?

  4. Habla de tu miedo: no se trata de que estemos continuamente hablando de él, sino de compartirlo con alguien de nuestro entorno que pueda darnos otra visión, otra perspectiva sobre la situación que nos asusta.

  5. Afronta tu miedo de manera progresiva: la estrategia automática o inicial ante el miedo es la evitación del estímulo o de la situación que lo genera. Ese alivio producido por la evitación o escape del miedo es el causante de que la problemática se mantenga en el tiempo, funciona a modo de “anestesia” o de “curita” temporal. Piensa en estrategias que te permitan hacer frente a tu miedo en diferentes escenarios de manera controlada y progresiva, irás ganando recursos personales y en autoeficacia.

  6. Observa los miedos en los demás: detectar miedos en las personas de tu entorno puede darte una perspectiva más objetiva del funcionamiento del miedo y ayudarte a normalizar ciertos procesos, ¿qué le dirías a alguien que tiene un miedo diferente al tuyo?

  7. Reflexiona sobre lo qué harías si no tuvieras ese miedo: piensa acerca de los costes o limitaciones que tiene para ti ese miedo, puede motivarte a iniciar estrategias de cambio y solución, si piensas en los beneficios que podrías obtener superando el miedo.

  8. Pide ayuda especializada: si detectas que el miedo comienza a limitarte en tu día a día, es más eficaz contar con ayuda de un o una profesional especializada. Los psicólogos podemos enseñarte a adquirir las herramientas y los recursos necesarios para afrontar de manera efectiva dificultades como esta.


El valor que tiene para nuestra vida el auto-conocimiento: reconocer nuestras tendencias, cómo sentimos, pensamos y actuamos, es incalculable.

El miedo es una compleja emoción que puede afectarnos, condicionar y limitar nuestro día a día, de un modo extraordinario. Por eso, identificar y comprender nuestros miedos, aprender las estrategias que nos permitan gestionarlos, es una labor del todo útil e inteligente, una meta que nos permitirá disfrutar con plenitud y bienestar de nuestra vida.

Espero te haya servido, déjame tu comentario.

Mucha luz,



16 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Contacto

©2019-2020  by melimendoza.com