COMBATIR LA ANSIEDAD

Actualizado: abr 27

¿QUE ES LA ANSIEDAD?


La ansiedad es un estado mental de anticipación, en que experimentamos nervios e intranquilidad. Es una sensación desagradable que nos pone en tensión. La ansiedad es una respuesta normal de nuestro organismo, que interpreta que debemos ponernos alerta ante un acontecimiento cercano en el tiempo, pero algunas personas se ven secuestradas por la ansiedad y manifiestan una serie de síntomas y signos (psicológicos y somáticos) molestos.

En muchas ocasiones, una respuesta de ansiedad puede ser normal y adaptativa.

Sin embargo, cuando la respuesta de ansiedad se da de manera desproporcionada, se alarga más de lo debido en el tiempo o se generaliza a otras situaciones, aparecen los problemas de ansiedad, como: ataques de pánico (crisis de pánico, ataques de ansiedad, crisis de ansiedad o crisis de angustia) ansiedad crónica trastorno de ansiedad generalizada trastorno de ansiedad social, etc.

Los signos y síntomas de ansiedad más comunes son:

  • palpitaciones

  • sensación de ahogo

  • sudoración

  • temblores

  • opresión en el pecho

  • nervios en el estómago

  • náuseas

  • vómitos

  • mareos

  • comer en exceso

  • tensión muscular

  • cansancio

  • hormigueo

  • miedo a volverse loco

  • miedo a morir



La preocupación no elimina el dolor del mañana, sino que elimina la fuerza de hoy.

Si estás experimentando actualmente ansiedad, te conviene leer las siguientes estrategias para poder afrontarla y superarla.


1. Controla la respiración

La ansiedad activa el sistema nervioso autónomo que prepara el cuerpo para la acción, segregando adrenalina y noradrenalina. Se dilata la pupila para tener mayor agudeza visual, aumenta la presión sanguínea, para llevar más rápida la sangre a los músculos, y aumenta también la medida respiratoria, para generar más oxígeno en la sangre porque es el combustible del organismo. Toda esta activación física se puede combatir con una buena respiración diafragmática, lenta y profunda.


2. Sustituye los pensamientos negativos por reales

El segundo consejo es sustituir los pensamientos irracionales negativos por otros mas ajustados a la realidad. Hay personas que cuando están teniendo un ataque de ansiedad, piensan que están teniendo un infarto o que incluso están perdiendo la cabeza. En esos momentos si fuera posible habría que escribir estas frases y revisarlas convirtiéndolas en preguntas. Por ejemplo: "¿Realmente estoy perdiendo la cabeza?" o"¿me voy a morir?"


3. Darte autoinstrucciones

El tercer consejo es darse autoinstrucciones claras, positivas, y racionales. Por ejemplo: " Estoy bien o si fuera para calmar a otra persona, "estás bien" o "respira lentamente" o "tranquilízate, esto es solo ansiedad".


4. Para las respuestas de huida

El cuarto consejo es tratar de parar las respuestas de evitación y de huida, porque solemos responder ante la ansiedad como lo haríamos con un peligro real, es decir, corriendo, huyendo, escapando. Esto hay que pararlo porque, sino, nos limitaríamos cada vez más en nuestro día a día, ya que solemos tender a evitar situaciones donde ya hemos tenido un ataque de ansiedad.


5. Acepta la emoción

El quinto y último consejo es aceptar la emoción. La ansiedad no es más que un miedo intenso e irracional. Si nos enfrentamos a él, si le quitamos valor, y pensamos que solo es miedo, entonces pierde su poder.


Y recuerda, que la ansiedad es como nuestro guardián interior. Aprender de ella, aprender a manejarla, puede ayudarnos a estar alerta ante las situaciones correctas y a salir triunfante de nuestros retos personales del día a día. Te invito a que utilices estas estrategias para reducir la ansiedad y así estar más cerca de poner un nuevo camino en tu vida.


Te comparto un vídeo para que aprendas la técnica de la respiración diafragmática. Espero te sirva.

Mucha luz,




48 vistas1 comentario

Contacto

©2019-2020  by melimendoza.com